Nacho Narvaez

Conocí el Yoga casi por accidente hace ya unos años, en la primera clase y nada más escuchar el mantra de conexión, comenzaron a salir lágrimas sin parar de mis ojos, no entendía por qué, pero me hacía sentir más ligero, así que decidí practicar diariamente, tras meses de práctica podía sentir como mi mochila emocional se descargaba y como emocionalmente cada día era más responsable de ellas. Fue entonces cuando decidí profundizar en esta práctica y formarme en Kundalini Yoga, teniendo la gran fortuna de poder recibir parte de esta inmersión de la Mano de Hargobing Shing e Isabel Solana, unos auténticos Maestros de este camino.

Después de varios bandazos de aquí para allá llegué al Montseny, concretamente a Casa Meenakshi, en Palautordera, donde comencé el camino del estudio y de la práctica del Kriya Yoga de Paramahamsa Yogananda. En 2017 recibí un baño de Gong en el festival de Yoga de Happyyoga, durante el cual pude experimentar el universo dentro de mi, literalmente viajé por el espacio, perdí la noción del tiempo y las sensaciones corporales y realmente me sentí libre, y feliz. En 2019 conocí al que hoy es Mi Maestro en el camino del Gong, Vikrampal Shing, discípulo directo de Don Conreaux y para mí uno de los mejores Maestros de Gong a nivel internacional. No sólo nos ha dado la técnica de percutir que en realidad es lo más sencillo, también me ha enseñado siempre desde la más absoluta humildad a meditar con El Gong, a conectar con estos instrumentos sagrados, con estos Sat Gurús donde se manifiesta el universo entero a través de la vibración del sonido que nos regalan. Toda la vibración de la creación, el Om, está incrustado en su ADN.

Feliz de poder estar en este festival que nace donde yo siento que volví a renacer, El Montseny.

Os espero con el corazón abierto y felicitó a los creadores de este proyecto al que auguro un futuro lleno de bendiciones.